Intervenciones transdiagnósticas para problemas de ansiedad y depresión

Intervenciones transdiagnósticas para problemas de ansiedad y depresión

En las Jornadas de la Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud  (www.sepcys.es) celebradas recientemente en Córdoba, como ya comentamos en la noticia anterior, se ha abordado un tema que actualmente está adquiriendo una gran relevancia: las intervenciones transdiagnósticas. ¿Por qué está ocurriendo esto?

Desde hace ya tiempo los sistemas internacionales de clasificación de enfermedades mentales están siendo muy criticados por distintas sociedades profesionales de prestigio por no tener validez en sus definiciones. Los sistemas de clasificación se realizan en forma de categorías, como si fueran “cajones” donde se depositan los diferentes síntomas de una determinada enfermedad. Parece ser que las personas no funcionamos de esa manera, somos una sola unidad a la que nos pasan cosas y por las que sufrimos o a las que no sabemos cómo hacerles frente.

Esta situación ha hecho que, por diferentes caminos, se esté llegando a otras propuestas con la intención de buscar elementos comunes a diferentes problemas psicológicos. En estas jornadas de Córdoba se han dado a conocer  y se proponen intervenciones para los problemas de ansiedad y depresión, abordados de manera conjunta, con intervenciones tanto individuales como grupales encaminadas a la regulación  de los estados de ánimo. Estas propuestas están siendo analizadas y valoradas y tienen ya una cierta evidencia empírica de su eficacia.

También se está planteando en las intervenciones psicológicas la búsqueda de principios comunes, no tanto estrategias específicas, que dirijan estas intervenciones. Se considera que uno de los motivos del sufrimiento humano es el “enredarse” en la búsqueda de las posibles causas de dicho sufrimiento. Esto, en muchos momentos, nos impide dirigirnos hacia actuaciones o compromisos con la vida y con nuestros propios valores, lo que supone un aumento de nuestro propio sufrimiento. En este sentido están apareciendo modelos de intervención psicológica que dan importancia a esta línea de compromiso con la acción y en relación al mundo que nos rodea, tanto personal, como de relaciones.

En definitiva, parece que las investigaciones, basadas en la evidencia de su eficacia, empiezan a abordar los problemas de las personas de una manera más global, teniendo en cuenta el contexto personal en el que aparecen, se mantienen y en el que se puede intervenir para cambiar el momento presente y enfrentar el futuro de una manera más vital, de acuerdo con lo que cada persona considera importante y con sus propios valores.

Deja tu comentario

*Campos requeridos Please validate the required fields

*

*

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y dar un servicio personalizado. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Política de Privacidad