¿Qué es la depresión?

 In Psicología Clínica

Cuando hablamos de depresión, generalmente nos referimos a una serie de conductas relacionadas con la tristeza, la falta de interés por las cosas, la falta de apetito, la dificultad de disfrutar de las cosas y acontecimientos de la vida, los problemas de sueño, ideas sobre la muerte… que están relacionadas con un gran malestar personal, una limitación para realizar ciertas actividades, unas conductas en general de asilamiento y una paralización de nuestras vidas.

Se suele creer, y en muchos medios de comunicación, manuales de psicología y psiquiatría, en diferentes guías de tratamiento y en libros de autoayuda, que la depresión es una enfermedad, cuya causa básica es un mal funcionamiento de algún aspecto del cerebro, por lo que parece necesario la utilización de algún medicamento que alivie estas situaciones y permita a la persona seguir con su vida, en la medida de las posibilidades.

En cambio, cuando se analizan en profundidad los motivos de la depresión y de esta situación que afecta tan directamente al estado de ánimo y en general a la visión que tienen las personas de la vida, parece que no hay establecida claramente un solo motivo. La mayoría de los especialistas en estos asuntos aceptan que la depresión tiene múltiples causas y a este estado de ánimo pueden contribuir factores biológicos, psicológicos o socioculturales.

Teniendo en cuenta estos posibles factores, el tratamiento elegido y que pueda resultar eficaz puede ser una intervención psicológica. Los tratamientos psicológicos llevan mucho tiempo demostrando que son tan eficaces como los tratamientos con medicación. Actualmente hay suficiente investigación que demuestra que una de las elecciones acertadas para superar la depresión es la intervención psicológica. De hecho, estos tratamientos tienen una buena base empírica -es decir, suficiente investigación acumulada a lo largo de los años-  que respalda su asignación como intervención de elección.

La persona que elige una intervención psicológica es alguien que está dispuesto a contribuir directamente en la solución de su situación personal, es alguien que quiere recuperar su vida, que está abierto a experimentar una nueva manera de hacer frente a la vida y a conseguir llevar a cabo y poner en marcha sus propios valores, a luchar por su vida, a dar sentido a lo que hace y por lo que está vivo. Esta elección personal no es fácil, pero el estar sometido a una experiencia depresiva tampoco es fácil, por esto considera y elige que merece la pena tratar de hacerse cargo de su propia vida.

La intervención del psicólogo con estas personas consiste en ayudar a estas personas en su nuevo camino elegido, acompañar sus avances, aunque sean aparentemente pequeños, hacerle ver la importancia de los valores que tiene y, en definitiva, animarle a vivir su vida.

 

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt